965 676 240

Las restricciones sanitarias han hecho que las personas pasen mucho tiempo en sus casas y por ende, consuman más agua, gas y electricidad. Una forma muy eficiente de controlar estas facturas es “manteniendo a punto” la caldera.

Consumo de gas

La calefacción es uno de los electrodomésticos de climatización, que produce un gran gasto de gas, sobretodo en la temporada invernal. En España, el consumo total representa un 57%, lo sigue el agua caliente con un 38% y la cocina con un gasto del 5%. A inicios del año 2021, las facturas sufrieron un incremento del 20% debido a la ola de frío y a las restricciones de salida consecuencia del COVID-19.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha publicado los datos de un estudio en los que se deja ver con claridad que las facturas del gas de las familias españolas, alcanzaron un promedio de 255 euros el primer mes. Esto también ha generado un incremento del 8% en los servicios de mantenimiento y reparación de equipos de calderas, en comparación al año pasado.

¿Cuántas calderas hay en España?

Se estima que el número de calderas en España supera los 2 millones, y que únicamente una de cada cuatro, es revisada correctamente cuando viene la temporada invernal. Hacer revisar estos equipos con frecuencia, por parte de un grupo de expertos en el área garantiza un funcionamiento óptimo de los mismos, además de seguridad.

Existen problemas relativamente frecuentes en las calderas, que se pueden resolver con un correcto y oportuno mantenimiento: acumulaciones de monóxido, bloqueo de bomba de recirculación, baja de presión, obstrucción en las salidas de humos, roturas de válvulas.

El mantenimiento es importante porque si la caldera está funcionando de manera correcta su consumo de gas y de electricidad serán los adecuados, garantizando un ahorro importante.

Consejos para reducir gastos

Revisa que la presión se encuentre entre 1,2 y 1,5 bares, además ajusta la temperatura a unos 19°C hasta un máximo de 22°C. Purga los radiadores con la frecuencia que indica el fabricante. Lo más recomendable en estos casos es realizar una revisión anual por parte de los expertos, la inversión es significativamente más económica que hacer reparaciones graves e incluso comprar una nueva.

 

Bueno amigos, hasta aquí la publicación de hoy espero que os haya resultado interesante como a mi.